Humedades de Condensación

Los problemas de humedades por condensación suelen empezar por las zonas más sensibles a los cambios de temperatura y por lo tanto son las zonas más problemáticas ante un aumento del grado de humedad interno de la vivienda.

Estas zonas son los pilares, los encuentros de los forjados y la zona del contorno de las ventanas.  Todos estos sitios son muy difíciles de aislar además no sabemos realmente el posible aumento de la temperatura y por lo tanto no sabemos si seremos capaces de tener una temperatura por encima del punto de condensación de nuestro aire y por lo tanto de eliminar nuestro problema de humedades por condensación de nuestra vivienda.

Las columnas son los únicos puntos que podríamos llegar a aislar pero que significaría perder un espacio en la vivienda que en muchos casos no se puede perder además de no tener a certeza de que se resuelva el problema.

En los otros puntos es imposible eliminar ese puente térmico ya que tendríamos que generar una pared paralela que ocuparía mucho espacio a lo largo de la estancia en cuestión.

Entonces ¿cómo podemos solucionar el problema en cuestión?

Si tenemos un problema de condensación debido a que en nuestra vivienda tenemos un exceso de humedad que provoca un problema de humedades por condensación en nuestra vivienda, lo que tenemos que hacer es expulsar ese exceso de humedad fuera de nuestra vivienda.

¿Cómo podemos expulsar ese exceso de humedad?

De una manera muy sencilla, renovando el aire de la vivienda y de esta manera tenemos siempre un aire limpio, renovado y sin exceso de humedad.

¿Qué se consigue con esto?

Con esto lo que conseguimos es bajar el grado de humedad de la vivienda y por lo tanto bajamos el punto de condensación del aire de nuestra casa. El problema que tenemos es que nuestro aire al tener un grado de humedad alto tiene un punto de condensación alto y por lo tanto nuestros puntos fríos están por debajo de nuestro punto de condensación y esto hace que se formen manchas de moho e incluso se formen gotas de agua o sensación de que está mojada la pared. Entonces si modificamos el punto de condensación de nuestro aire y conseguimos un grado de humedad correcto en la vivienda conseguiremos que nuestro aire tenga un punto de condensación más bajo que la temperatura a la que está nuestros puntos fríos y al estar más caliente o tener una temperatura superior evitamos que se condense el aire y por lo tanto no se forma el ni el hongo ni el agua evitando de esta manera el problema de las humedades por condensación en nuestra vivienda.

Para más información sobre humedades por condensación