HUMEDADES RESIDUALES

En las viviendas muchas veces tenemos un problema puntual de entrada de agua que se soluciona y luego con el paso del tiempo nos creemos que el problema de humedad persiste debido a que aparecen desconchones y manchas blancas en la pared.

Esto es muy habitual cuando el vecino de arriba tiene un problema de filtración de un baño y al cabo de mucho tiempo volvemos a ver manchas de humedad y nos creemos que el problema persiste, o cuando una bañera que el sellamiento perimetral se deteriora y aparecen  manchas de humedad y reparamos la bañera pero al cabo de una temporada vuelven los problemas.

Esto es debido a que el proceso de secado de una pared no es un proceso inmediato como cuando se moja la ropa, la pared tarda mucho tiempo en expulsar al exterior la humedad interna que tenemos, no es un proceso rápido sino más bien todo lo contrario es muy lento.

La gente según acomete la reparación arregla pared simplemente con un poco de emplaste y pintando, todo esto no ayuda a que no vuelva a salir el problema.

Durante el secado del material el agua se evapora al ambiente pero esa agua hace que las sales que tienen los materiales se activen y se produzca el proceso de cristalización de sales que a la postre es lo que degrada el revoco de nuestra vivienda.

Lo que debemos hacer en la mayoría de casos es un saneamiento a fondo de la zona afectada, es decir lo suyo sería espesar un tiempo para que la pared se empezara a secar y luego repicar la pared hasta llegar al soporte y después reponer con mortero nuevo y luego pintar así reducimos considerablemente las posibilidad de sufrir un proceso de cristalización de sales y aunque en un principio es una actuación que conlleva más obra a la larga es mejor ya que nos estamos evitando tener que volver a pintar en el futuro por un problema de cristalización de sales.